Dietas caseras versus alimentos balanceados

Resultado de imagen para alimentos balanceados


En la práctica diaria, escucho a algunos dueños de mascotas, referirse a la dificultad de perros o gatos a ingerir un alimento balanceado porque “no le gusta”, “lo rechaza”... y es verdad, ese es un punto a su  favor que tienen las dietas caseras con respecto a los alimentos balanceados: la palatabilidad.
Las dietas caseras son más palatables, mejor aceptadas por nuestras mascotas que los alimentos balanceados secos que existen en el mercado. No así sucede con las dietas balanceadas comerciales enlatadas que, por ser, húmedas, son muy palatables pero que tienen como desventaja su alto costo con respecto a los alimentos balanceados secos.
 Dependiendo de la composición de la dieta casera, se puede decir también que pueden ser más económicas  si se las compara con un alimento balanceado de buena calidad. No obstante, debemos referirnos también  a los aspectos nutricionales y de higiene que también son relevantes.

Muchos de los dueños de perros o gatos les preparan dietas caseras porque desconfían
de los alimentos balanceados comerciales, pues tienen la idea de que la alimentación casera es más sana...
En teoría, las dietas caseras que se preparan siguiendo una receta adecuada pueden ser sanas y nutricionalmente equilibradas. Sin embargo, sigue existiendo controversia sobre algunas dietas  si son más saludables que las comerciales, puesto que no hay evidencias que lo confirmen o rectifiquen

Lamentablemente, la mayoría de las dietas caseras, tienen importantes carencias desde el punto de vista nutricional. Se ha demostrado que, en la gran mayoría de los casos, estas dietas caseras, basadas, a veces,  en una mezcla de todo lo que comemos nosotros  contienen un nivel de nutrientes  por debajo al recomendado para canino o felinos. Aunque para diseñar la composición de una dieta casera suele ser necesario realizar un análisis detallado de la misma mediante la ayuda de un laboratorio, siempre hay determinados ingredientes que deben estar presentes. Las dietas que no incluyan estos ingredientes tienen una mayor probabilidad de estar desequilibradas, aunque el hecho de que sí los incluyan tampoco descarta importantes desequilibrios nutricionales

1) El calcio debería estar presente en forma de carbonato cálcico o  fosfato cálcico...la harina de huesos es muy poco digestible, absorbiéndose con dificultad en el intestino

2) las dietas caseras deberían contener una fuente de proteína animal adecuada  .Generalmente no suelen tener un nivel de proteínas y/o de aminoácidos adecuado.

3)  en cuanto a las vitaminas y minerales – será necesario administrarlas  una vez al día. Hay suplementos que son adecuados  específicamente para completar y equilibrar en parte  las dietas caseras de perros y gatos, por lo que son adecuadas para este fin. Deberían ser prescriptas por un médico veterinario a fin de elegir el producto adecuado, de acuerdo a la edad y estado del perro o gato.

4) – Ciertos aceites esenciales como el acido linoleico también son importantes que estén presentes en la dieta diaria... las dietas incluyen harinas o aceites de maíz, aunque la grasa de pollo o la avena pueden proporcionar, en algunos casos, un nivel de ácido linoleico adecuado.

5)  La taurina (en el caso de los gatos) se pierde en parte al cocinar la carne, por lo que siempre se debería suplementársela.

Es riesgoso no aportar los nutrientes necesarios en animales cachorros o hembras en gestación. Estas son etapas de la vida muy exigentes desde el punto de vista nutricional, por lo que nunca deberían utilizarse las dietas caseras en ellos. Una dieta inadecuada puede tener graves consecuencias.

Las dietas caseras  no demuestran ser  más saludables que los alimentos comerciales de buena calidad y de marcas reconocidas. La mayoría de las dietas caseras presentan valores deficitarios  o exagerados en determinados nutrientes muy importantes, así como también deficiencias desde el punto de vista higiénico-sanitario. Por ejemplo las carnes mal cocidas o directamente crudas (hay quienes le suministran la carne de esta manera) son altamente peligrosas debido a que pueden albergar bacterias y parásitos que pueden generar enfermedades gravísimas en nuestra mascota y en nosotros mismos. En el caso de algunos alimentos caseros pueden tener un exceso de nutrientes, como ocurre cuando se aporta pescado o hígado en grandes cantidades, alcanzando un nivel de vitamina D perjudicial para la salud.
 
Si el alimento balanceado que recibe nuestro  perro o gato se ha formulado según las especificaciones de los  organismos oficiales, es innecesario  suministrar suplementos de vitaminas o minerales, a menos que exista un problema de salud específico. Por otro lado, si el fabricante de los suplementos vitamínicos no tiene el suficiente conocimiento calificado o un control adecuado de su uso, es posible que se administren nutrientes en cantidades excesivas y potencialmente tóxicas cuando se combinan con un alimento o una dieta equilibrada.
Por ejemplo, ciertos  suplementos que se comercializan para cachorros de razas grandes, contienen    carbonato de calcio y su uso excesivo  conlleva a  graves desequilibrios de este mineral  y configura  uno de los principales riesgos ya  que pueden desarrollar ciertos problemas osteoarticulares muy graves.
Los  suplementos con aceite de pescado con niveles elevados de vitaminas A y D3, así como varios suplementos vitamínicos con unas cantidades excesivas de vitamina D3.
Diferente es el caso de los animales que consumen dietas caseras. En este caso   
necesitan un suplemento de vitaminas y minerales para recibir todos los nutrientes esenciales que carecen los alimentos caseros. Siempre debería ser cuidadosamente prescripto por un veterinario ya que  muchos de los suplementos de uso general para perros y gatos no tienen las concentraciones adecuadas para equilibrar y completar una dieta casera, especialmente, cuando por la información del envase se deduce que es “para todas las edades y/o para todo tipo de alimentación”.

Si nuestro perro se rasca mucho, podría ser una alergia al alimento?

Las alergias alimentarias en perros y en gatos, como causa de los trastornos digestivos y cutáneos, son mucho menos frecuentes de lo que creemos. Las reacciones adversas más frecuentes son la alergia (inmunomediada) y la intolerancia. Generalmente, las intolerancias se manifiestan con síntomas gastrointestinales como vómitos, materia fecal  blanda y gases, mientras que los signos de las alergias son cutáneos, gastrointestinales o ambos.
Las principales causas de alergias en el perro y el gato con signos cutáneos son: el polvo (antígenos) ambiental presentes en el polen, ácaros del polvo y las pulgas.
Cuando el animal presenta signos gastrointestinales, el alimento es un factor importante a considerar, pero hay que tener en cuenta todas sus características, como la digestibilidad, su nivel de grasa y de fibra. Es más probable que sean estas características del alimento las responsables del problema inmunológico que a un componente específico del alimento.
Para diagnosticar el tipo de alergia alimentaria es necesario seguir un método bastante complejo que consiste en utilizar una dieta de eliminación y a continuación realizar un test de provocación introduciendo cada ingrediente de forma individual. Dada la complejidad del procedimiento, es bastante raro que se pueda llegar al diagnóstico definitivo identificando al causal de la alergia alimentaria, y no hay mucha información sobre los componentes que provocan esta alergia en los  alimentos. Sin embargo, en un estudio se ha observado que los componentes  alimentarios más frecuentes que provocan alergias son para el perro son la carne de  vaca, lácteos, trigo, huevo y pollo; mientras que para el gato son la carne de vaca, lácteos y pescado.
Ante la sospecha de una alergia o intolerancia alimentaria se debería realizar una prueba de eliminación con una dieta prescrita por el veterinario que sea limitada en los posibles alimentos que provoquen la alergia  y otros que sean nuevos para el animal (una única fuente de proteínas y una única fuente de carbohidratos que el animal nunca haya ingerido antes)
Las alergias alimentarias son poco frecuentes en las mascotas, pero en el caso de diagnosticarlas lo más probable es que la causa sea un componente animal del alimento y no uno vegetal.

Ingredientes utilizados en los alimentos balanceados

Por desgracia  la lista de ingredientes de los alimentos balanceados para perros y gatos no permite obtener suficiente y detallada información  como para valorar la calidad de cada componente o del alimento en general... La forma en que se declara  la composición del alimento no  es demasiado explicativa de la calidad de cada uno de sus componentes o valor nutricional de los ingredientes.
Por ejemplo, un alimento podría contener harina de Carne de buena o de mala calidad y aparecería
en la etiqueta en cualquiera de estos casos como “harina de carne” sin especificar nada mas...
Del mismo modo, en general, no es necesario que las empresas fabricantes demuestren que ciertos
ingredientes mejoran la salud del animal. Por ejemplo, algunos fabricantes utilizan frutos, verduras o plantas en una proporción que es poco probable que aporte un beneficio y, sin embargo, se utilizan como “gancho” para captar la atención del propietario, ya que se ha visto que cada vez hay más personas que leen la lista de ingredientes en busca de una composición más similar a su propia alimentación o a lo que consideran que “debería” comer su mascota.
Esto explica la presencia de alimentos de elevado precio que tienen ingredientes como el salmón  y que probablemente no aporten ningún valor nutricional adicional o beneficio extra, respecto a un alimento tradicional con pollo y maíz.
Los conservantes y colorantes artificiales, a pesar de su mala fama, son necesarios para que conserven todas las propiedades intactas en toda su vida útil...
Los conservantes naturales pueden ser menos seguros y eficaces que los conservantes tradicionales.
En definitiva la lista de ingredientes que aparecen escritos en la bolsa de alimento  contiene muy poca información sobre la calidad del alimento. Algunos fabricantes incluyen determinados ingredientes solo con fines comerciales más que por aportar un beneficio para el perro o el gato.


Alimentos para perros o gatos con problemas de salud

Los alimentos formulados para los animales sanos deberían satisfacer unas necesidades mínimas en función de la etapa de la vida en la que se encuentran (cachorro, adulto hembra en gestación…gerontes, etc...…). Estos alimentos tienen una composición de nutrientes que varía en función a la etapa de vida de cada animal  y proporcionan una nutrición adecuada para los animales sanos. Sin embargo, para los animales que tienen alguna enfermedad puede que la composición nutricional de estos alimentos no sea la adecuada. (P. ej., fibras, digestibilidad). En el caso de animales con una enfermedad, como por ejemplo, enfermedad renal, trastornos digestivos, trastornos cardiacos, es necesario suministrarle una dieta específica.
Con estas dietas se suelen obtener mejores resultados asociándolos a ciertos medicamentos, de acuerdo a la enfermedad.
 Por ejemplo, en  animales con una enfermedad renal puede ser importante limitar el aporte de proteínas, fósforo y de otros nutrientes, por debajo del mínimo obligatorio para los alimentos de mantenimiento comunes, por lo que estos alimentos de mantenimiento no pueden ser útiles para las necesidades específicas de estos pacientes con enfermedad renal. Se ha observado que los perros y gatos con enfermedad renal, alimentados con una dieta veterinaria específica, presentan una mejoría de los síntomas y una mayor esperanza de vida, respecto a los que ingieren un alimento de mantenimiento común.  En estos animales, el manejo dietético adecuado podría mejorar notablemente la esperanza de vida y mejorar la calidad de vida durante la progresión de la enfermedad.
Los animales con enfermedades gastrointestinales, en los que no hay mejoría en sus síntomas y que consumen un alimento  común de mantenimiento, pueden mejorar en forma inmediata  cuando se cambia su alimento por una dieta de prescripción veterinaria especialmente formulada para los trastornos digestivos porque la digestibilidad es más elevada y contiene un aporte adecuado para esta dolencia.

Son perjudiciales los carbohidratos para los gatos ?

El papel que cumplen los carbohidratos en el organismo de los gatos no está demasiado esclarecido. Se dice que los gatos no deberían recibir grandes cantidades de hidratos de carbono en su dieta. Ellos están adaptados a una baja ingesta de carbohidratos (tienen una elevada generación  de glucosa, y baja destrucción de la misma  en su organismo), no obstante  tienen la capacidad para procesar los hidratos de carbono, y de hecho, se pueden tener una buena digestión del almidón del alimento cuando este está adecuadamente cocido (alimentos balanceados). Igualmente el límite máximo de carbohidratos en la dieta de los gatos es bastante menor al de los perros, cerdos y personas. Debido al proceso de cocción adecuado que tienen los carbohidratos en los alimentos balanceados de alta calidad, es muy bien tolerado en los gatos. Con las dietas caseras no sucede lo mismo, ya que se pueden incluir carbohidratos insuficientemente cocidos y de baja digestibilidad  para el gato y así provocar una gastroenteritis...

Los  alimentos balanceados que contienen pocos carbohidratos suelen tener altos niveles de grasa
Y, por tanto, muchas calorías; lo cual es un riego  para el desarrollo de la obesidad de manera que para gatos que gastan poca energía  es muy complicado administrar la cantidad de alimento adecuada. Hay estudios que demuestran que el nivel de grasa (y por tanto de calorías) es más indicativo de un aumento de peso que el nivel de carbohidratos. “Los gatos que consumieron un alimento alto en grasas y bajo en carbohidratos tuvieron un mayor aumento de peso tras ser esterilizados en comparación con los gatos que consumieron un alimento alto en carbohidratos”. Es esencial proporcionar un alimento que ayude a mantener el peso ideal del gato.
No se encuentra una relación entre el consumo de alimento balanceado seco y el desarrollo de diabetes, pero cuando se analiza el peso del animal, se encuentra una gran relación entre la falta de actividad física y el desarrollo de diabetes.
Hay pocos datos sobre el nivel correcto de carbohidratos en felinos o sobre la fuente de carbohidratos más adecuada  en la diabetes felina.
En gatos diabéticos con un cuerpo  normal, es recomendable una dieta más baja en carbohidratos que cubra todas las necesidades. Sin embargo, si los gatos son obesos, puede que cueste  encontrar una dieta baja en carbohidratos y con la densidad calórica necesaria para perder peso, lo cual es todavía más complicado cuando el gato no consume alimento húmedo.
Principalmente, el objetivo sería tratar de bajar el peso del gato para manejar la diabetes.


Comentarios